martes, 11 de diciembre de 2018

Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain

Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain



Sinopsis
Con Las aventuras de Tom Sawyer, Mark Twain empieza a revivir su niñez y su adolescencia mezclándolas con la ficción. La novela es una narración para niños, llena de peripecias; los héroes son los niños, pero también tiene un mensaje claro y directo para los adultos. 

Las aventuras de Tom Sawyer es el relato de unos meses en la vida de este niño que vive en una ciudad pequeña del suroeste de Estados Unidos a orillas del Mississippi. Criado por su tía Polly que lo quiere de corazón pero que lo somete a una disciplina que se le hace absurda y desagradable Tom contempla el mundo de una manera muy distinta a como lo hacen los adultos con los que tiene que convivir. Precisamente porque existe ese distanciamiento nos entretiene con sus reacciones divertidas y nobles. Más agreste y rebelde contra ese universo de las personas mayores es su amigo Huckleberry Finn el compañero ideal de Tom que es envidiado por los demás niños que contemplan en su vida una forma de existencia que a ellos les gustaría llevar. Juntos vivirán aventuras humorísticas y dramáticas de las que podrán salir más airosos de lo que hubiera podido hacerlo cualquier adulto. Al final -siquiera en apariencia- tanto Tom como Huck acabarán siendo conducidos a ese contexto de personas que crecerán y dejarán de ser niños.

Opinión personal
Me ha encantado!!! Es la primera vez que leo a Mark Twain y vaya gozada. Se dice que en su día fue publicada como novela juvenil pero que encubría denuncias de la época y pasó a ser considerada novela de adultos. No lo sé seguro y me da igual si era una novela juvenil o no, lo que sí que sé es que me he sentido como un niño al leerla :D



Biografía de Mark Twain

Samuel Langhorne Clemens, más conocido como Mark Twain, fue un periodista, escritor y humorista estadounidense que nació en Florida, Misuri, el 30 de noviembre de 1835 y que falleció en Connecticut el 21 de abril de 1910. 

Llamado por William Faulkner “el padre de la literatura americana”, Twainescribió más de 500 obras, comenzando su carrera como tipógrafo, y viajando de una ciudad a otra y de imprenta a otra. Poco a poco se desarrolló como periodista, época en la que adoptó el pseudónimo de Mark Twain, pero sus visiones críticas contra el racismo, el esclavismo y otros temas sociales conflictivos truncaron esta vocación; fue mediante sus relatos y novelas con las que finalmente obtuvo reconocimiento, siendo conocidas hoy en día sobre todoLas aventuras de Tom Sawyer (1976) y Las aventuras de Huckleberry Finn (1984), considerada esta última por muchos como “la gran novela americana”. 

A pesar de su inmenso éxito como escritor, varias malas inversiones y el engaño de sus editores lo obligaron a sobrevivir a base de dar conferencias por todo el mundo. Se casó con su gran amor, a quien estuvo cortejando por carta durante un año, y tuvo con ella cuatro hijos, aunque tres de ellos murieron antes que él, al igual que su esposa.

Juan Nieto Cano

viernes, 7 de diciembre de 2018

Micrófono Abierto, Charlotte Channing

Micrófono Abierto, Charlotte Channing




Presentar a  Charlotte Channing con una “charla distendida” por así decirlo, para mí representa un gran honor. Cuando tuve la oportunidad de leer su obra, quedé irremediablemente prendado de sus letras, con ganas de saber más de ella, conocerla un poco más de alguna manera y por fin, tengo la oportunidad de hacerlo. Gracias Charlotte por aceptar esta entrevista.
Gracias a ustedes por la oportunidad de charlar un poco sobre este proyecto. Encantada de compartir este espacio con su comunidad.



Charlotte, ¿Qué te animó a escribir y desde cuándo lo haces?
Somos afortunados. Los seres humanos en general somos la única especie que podemos atrapar un sentimiento, una idea, un pensamiento; y dejarlo encerrado entre palabras que por siempre estarán obligadas a revivirlo al leerlas.
Por eso escribo. Porque siento, y en ocasiones ese sentir no puede confinarse a mis entrañas, tiene que salir. Independientemente de a cuántos lectores llegue, escribo por supervivencia. 
Bueno, antes de publicar Clarissa escribía también, unos años atrás. Escribir es un proceso, difícil precisar cuándo comienza uno a tomar conciencia de hacerlo, y es uno que quizá no termine jamás.
Y qué te hizo tomar la decisión de publicar tu primera novela, de que la gente conozca tu obra. Qué ha representado para ti dejar el anonimato en el mundo de las letras, de exponerte a las opiniones y juicios que puedan hacer de lo que escribes.
Un momento de locura quizá. O tal vez la propia personificación de Clarissa que con voz potente me gritó que no quería permanecer oculta. 
Una cosa es segura; cuando la escribí no lo hice pensando en publicarla. Y no por miedo a las opiniones o juicios, sino porque toda la idea de Clarissa nació como un juego, un experimento, una idea que no quizo quedarse en mi corazón y me pidió entrelazarla entre palabras.
El mundo de las letras es muy celoso y más en los tiempos que corren, en que existe un boom de gente que como yo, intenta mandar un mensaje con su historia. Clarissa no ha sido un éxito comercial, quizá debido a la poca, casi nula publicidad que le hago. Así que en muchos sentidos sigue en el anonimato. Pero siento que es cuestión de tiempo. Ella tiene algo especial, falta que algunos la encuentren y estoy convencida que más de uno fantasearía con seguir conociendo lo que tiene que decir.


¿Por qué novela erótica?, que me puedes decir de lo que representa para ti ese género narrativo.
Es curioso... La novela erótica es un desahogo, es transgredir, para muchos censurar. Por eso la elegí para Clarissa. 
Me gusta la novela erótica clásica, en donde las imágenes son fuertes pero el lenguaje delicado. En "Las amistades peligrosas", el lenguaje es capaz de perder a sus personajes sin necesidad de figuras comunes o vulgares. Me embelesa por ejemplo: "Lolita", una novela que habla de un tema transgresor en exceso que incluso hoy es motivo de polémica. Y sin embargo sus letras son de una elegancia carente en todos los "memes" y "adaptaciones" que ha tenido esa historia. 
Ahora podemos ver un exceso de "literatura erótica" pululando por todas partes y las plataformas digitales son un ejemplo. La gran mayoría pornografía barata. Lo menciono así pues ahora se usan mucho las descripciones gráficas, simples y repetitivas. Describir escenas de sexo no es complicado. Lo difícil es no hacerlo repetitivo, no abusar de las mismas palabras. Que al menos a mi, como mujer me resultan cansinas. Pues pareciera que la intensidad y el grado de violencia que se emplee en él mismo es la moneda de cambio que prepondera en la literatura erótica de hoy día. 
Y no, no me refiero a meter el "amor" como el eje. Clarissa no está enamorada, no busca una relación romántica en su vida. 
Y ya entrando en tu novela, Clarissa, ¿realidad o ficción, autobiográfica o ficción?, pregunto esto porque me gustaría saber si Charlotte también se ve atraída por otro tipo de expresiones artísticas como la pintura.
Clarissa es un personaje creado desde cero. Te voy a contar esto pues antes nadie me lo había preguntado. Lo primero que supe de ella fue su nombre. Me encantaba repetirlo mentalmente antes siquiera de saber su historia. Clarissa surgió como un regalo. Y así fue que nació el primer "capítulo" de la trama. Yo solo tenía una idea en la mente: Describir a una mujer que gustara a los hombres. Un pequeño relato solo para complacerlos. Una mujer libre, segura, guapa, que no tuviera tiempo para enredos moralistas de ningún tipo. Esa fue mi primera consigna. 
Me gustó el ejercicio y escribí el segundo relato. Como es natural el personaje expandió mi primera idea hasta comenzar a mostrarme que en realidad había nacido para levantar la voz y quería decir algo. Fue un proceso muy curioso. En realidad escribí las primeras partes pensando exclusivamente en un lector masculino y lo que le gustaría leer. Y mágicamente las últimas lo hice escuchando solo la voz interior de Clarissa.
Ah, y regresando a tu pregunta, je, je... Sí, me gusta la pintura, la fotografía y cualquier medio de expresión visual.
¿Crees que algún día nos sorprenderás con una exposición, que en alguna galería veremos la obra de Charlotte Channig expuesta y, qué tanto de Clarissa tendría esa obra?
Me encantaría ver la obra de Clarissa expuesta alguna vez. Pero siendo completamente sincera, no sería yo quien quisiera realizarla. Tengo una fantasía en la que imagino que algunos artistas de carne y hueso enamorados de la obra plástica de Clarissa, la traigan a la vida como un fanart de la historia. Esa sería para mí la mejor forma de hacerlo.
Déjame decirte que tu novela me gustó no solo por la elegancia de tu estilo y la sutileza de encajar cada frase, cosa que me enganchó desde el primer momento, también lo hizo porque vi detrás de la novela en sí, el lado humano que muchas veces pasamos por alto y sentí que de cierta forma es grito de realidad de lo que muchas mujeres sufren diariamente y que, por el modelo de sociedad en la que vivimos lo vemos como algo normal cuando no lo es, me refiero al acoso y el ver a la mujer como un objeto decorativo. ¿Qué me puedes decir de eso, fue intencionada esa representación?
Totalmente. Clarissa tiene un mensaje. Quizá no para todos, pues te obliga a reflexionar. El punto a favor es que lo hace en voz de una mujer sexy y bueno, será más difícil no escucharla. ja, ja, ja. 


Permíteme decirte que desde aquí quiero hacerme eco para que haya tolerancia cero a la discriminación de género y tengo fe que algún día no muy lejano será una realidad la igualdad social, laboral y de todo tipo entre hombres y mujeres. 
Retomando el tema anterior con tu obra, ¿hay más, cuándo llegará otra novela ya sea secuela o independiente de esta?
Clarissa tiene ya otras dos compañeras de andanzas. Aunque ninguna de ellas está publicada aún. Son totalmente independientes. La razón por la que siguen en las sombras es porque a la sombra el deseo es más fuerte. 
Y ya hablando en serio, son dos relatos breves que tocan el erotismo desde diferentes perspectivas un tanto surrealistas y que solo están a la espera de ver La Luz.
¿Te ves escribiendo en un futuro solo novela erótica u otro estilo?
Claro que escribo otros estilos. Creo que todos los que escribimos como una necesidad de sacar sentimientos sabemos bien que se escribe lo que se tenga que escribir. 
Una contestación directa y concisa, ¿Charlotte se ve a sí misma como una mujer fuerte y segura de conseguir sus ideales?
Como buena mujer te dije que te tengo mis días que sí. Y otros más grises en que no estoy tan segura. 

¿Charlotte se ve llevando una vida como la de Clarissa?, me refiero a la impulsividad de vivir según sus deseos sin atavíos de ninguna clase.

Esta pregunta tiene dos respuestas, la primera es la que supongo quieren escuchar los lectores y debería decirte que sí, sin lugar a dudas. 
La segunda es más cercana a la realidad aunque más compleja y en ella debo decirte que depende mucho de qué deseos se traten. Pues algunos nacen sin ataduras y para otros es preferible que las tengan. 

Como ves he entrado ya en temas más personales, si me permites y para ir concluyendo, quiero pedirte que nos hables un poco de ti, ¿Quién es Charlotte Channig, su lado más humano y lo que la mueve a hacer lo que hace?
Ser mujer no es fácil en un momento en que ni nosotras mismas estamos de acuerdo con lo que esto significa. Unas piden total igualdad, otras no piensan así. Unas más luchan por decidir sobre su cuerpo, cuándo algunas las señalan de locas y piden leyes para impedirlo. 
Mi lado más humano no entiende y le molesta todo este caos. Por eso alzo la voz, por eso desde lo erótico, que ya de por sí está estigmatizado como igual a pornográfico. Porque vivimos en un mundo surrealista y transgredir es, en algunas ocasiones, la mejor forma de hacerse notar, ya para bien, ya para mal.
Porque todas las mujeres deberíamos ser un poco más como Clarissa. Ya dependerá de cada una determinar cuál de sus facetas quiere imitar. Y cualquiera que fuera no debería ser criticable. (la trampa aquí es que deberían leerla para decidirse)
Charlotte, quiero agradecerte infinitamente el tiempo que has dedicado a esta  charla, personalmente estaré atento a tu trabajo y desearte muchos éxitos, un abrazo y hasta pronto.
Una vez más, gracias por la invitación. Fue una platica muy grata, gracias por permitirme hacer eco de mis palabras.

LINK UNIRVERSAL
 A PLATAFORMAS DE VENTA


Links notas de prensa


viernes, 16 de noviembre de 2018

ENTRE LAS LLAMAS DE LA INFAMIA…LAS CENIZAS DE LA PALABRA.

ENTRE LAS LLAMAS DE LA INFAMIA…LAS CENIZAS DE LA PALABRA.


“¡Las palabras! ¡Las simples palabras! ¡Qué terribles son! ¡Que límpidas, que vivas, que crueles! Quisiera uno huirlas, y sin embargo, ¡Qué sutil magia hay en ellas! Parecen comunicar una forma plástica a las cosas informes y tienen una música propia tan dulce como la de un violín o un laúd ¡Las simples palabras! ¿Hay algo más real que las palabras?
                                                                                 -Oscar Wilde-


Sí, hay algo más real que las palabras: el miedo que ejercen en aquellos que tienen poder y sienten su tranquilidad amenazada. 

Cuando están plasmadas de algún modo: en piedras de arcilla, papel, madera, etc. Adquieren poder, influencia y eternidad. Recordemos aquella frase popular que dice: “A las palabras se las lleva el viento” y yo agregaría “pero si están escritas permanecen a través del tiempo”, y esta característica las vuelve peligrosas. Porque adquieren una fuerza inusitada en todos los sentidos.

Un acuerdo entre dos individuos no es el mismo cuando está sustentado en una promesa oral que cuando esta impreso en una hoja de papel y lleva plasmada una firma, si en el primer caso uno de ellos no cumple solo compromete su honor –que siempre podrá salvaguardar empleando el viejo recurso “es su palabra frente a la mía” sembrando así, la duda. Pero  si en el segundo alguno no lo hace, pierde su patrimonio y/o la libertad, en medio de  juicios y alegatos desgastantes.

La palabra escrita logra rescatar pensamientos, historia, civilizaciones enteras, a través ella, viajan las ideologías, los conocimientos, experiencias, fantasías y huellas siglo tras siglo. Pero ¿qué pasa cuando amenaza la estabilidad o el bienestar de la religión, el futuro político, la victoria en una guerra, la paz social, la influencia sobre un pueblo o se contrapone al pensamiento del que tiene el poder en ese momento?

El resultado puede ser tan atroz como las batallas sangrientas que se han librado en defensa de la libertad de expresión a lo largo de la historia del hombre. En todos los países democráticos las constituciones y enmiendas destacan la libertad de pensamiento y de ideología, que al final del día se antojan como una quimera. 

Viene a mi memoria en este momento la novela de Ray Bradbury “Farenheit 451” cuyo nombre alude a la temperatura en la que el papel de los libros arde y se inflama. Esta obra, cuenta la historia de Guy Montag, un bombero cuya misión es la de quemar libros porque según su gobierno leer hace que la gente sea infeliz. Sin embargo, conforme la trama se desarrolla surge en el protagonista cierta admiración por aquellas personas que defienden con pasión sus ideales y se arriesgan a perderlo todo con tal de conservar sus libros haciéndolo dudar.
   
En nuestra realidad, la idea de quemar manuscritos “incómodos” viene desde el libro más antiguo del mundo: La Biblia, que en el Libro de los Hechos de los Apóstoles indica que “Bastantes de los que habían practicado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos”.

La Congregación del Santo Oficio adoptó la medida y ejercía la quema de libros considerados profanos. En 1490, en Salamanca, fueron quemados más de 6 mil volúmenes entre los que se encontraban libros de magia, hechicería y biblias hebreas.

Esta acción se ha repetido una y otra vez a lo largo de la historia de la humanidad. Recordemos el famoso saqueo de Constantinopla en donde los turcos terminaron con cientos de miles de manuscritos contrarios a la fe de Mahoma. 

También China padeció la destrucción de todas las obras escritas ordenada por Chi-Huang-Ti en 213 a. de C. para borrar del mapa aquellas ideas que no comulgaran con las suyas y el paso de Confucio por este mundo ordenando, además, asesinar a cientos de sabios inconformes con las medidas adoptadas.

 Akhenanton, gobernante de Egipto en 1350 a. de C. acabó con todos aquellos textos relacionados con el culto a los antiguos dioses para que Atón permaneciera a lo largo de la historia. Sin embargo, al morir, fueron sus enemigos quienes destruyeron, entonces, todo rastro de él.

El libro de Pitágoras de Abdera fue buscado casa por casa en Grecia para ser confiscado y quemado. 

La Biblioteca de Alejandría construida a lo largo del siglo III a. C. considerada joya del mundo sufrió atentados en diversas ocasiones. La biblioteca llegó a tener más de 700,000 manuscritos que se fueron perdiendo en cada golpe atestado por los victimarios.


En 1896 fue bombardeada la Biblioteca Nacional de Bosnia y Herzegovina, en Sarajevo, sin que se pudieran rescatar los casi 2 millones de volúmenes y 155,000 obras raras. 

Durante la dictadura militar en Argentina, el 30 de agosto de 1980, ardieron en Sarandí más de 1.5 millones de obras que pertenecían al Centro Editor de América Latina (CEAL)

Como estos ejemplos hay infinidad de casos, pero ninguno más triste como aquella infamia protagonizada por los nazis en Alemania bajo la coordinación del ministro de propaganda Joseph Goebbels que se encargó de entregar al fuego innumerables textos de escritores judíos y otros que “amenazaban la moralidad e iban contra la disciplina, decencia y nobleza del ser humano”. 20,000 libros seleccionados fueron sacrificados en Berlín el 10 de mayo de 1933 y casi al mismo tiempo, hubo quemas masivas en Bonn, Frankfurt, Bremen, Hannover y muchas otras ciudades de Alemania. Protagonizando así, la muestra más grande de temor hacia lo que puede lograr el difundir el pensamiento de otros. 

Muchos de esos escritores fueron perseguidos, llevados a campos de concentración, asesinados y acosados de tal manera que algunos optaron por el suicidio. A continuación, transcribo la extensa lista de escritores afectados de una u otra manera por la persecución del Tercer Reich durante el nacionalsocialismo:

Escritores víctimas de los nazis
Tadeusz Boy-Zelenski, († fusilado en Lemberg en 1941)
Helga Deen, († campo de concentración de Sobibor 1943)
Felix Fechenbach, († cerca de Warburg, asesinado en 1933)
Else Feldmann, († campo de concentración de Sobibor 1942)
Anne Frank, († campo de concentración de Bergen-Belsen 1945)
Julius Fucik, († ejecutado en 1943 en Berlin-Plötzensee)
Mordechaj Gebirtig, († Ghetto de Cracovia 1942, asesinado a tiros en la calle)
Peter Hammerschlag, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1942)
Albrecht Haushofer, encarcelado en Berlín y asesinado en 1945 cerca de la cárcel por miembros de las SS
Georg Hermann, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1943)
Franz Hessel, († Sanary-sur-Mer en 1941, durante la huida, de agotamiento)
Rudolf Hilferding
Etty Hillesum, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1943)
Jakob van Hoddis, († presumiblemente en el campo de concentración de Sobibor en 1942)
Max Jacob,(† en el campo de concentración de Drancy en 1944)
Milena Jesenská, († en el campo de concentración de Ravensbrück en 1944)
Jizchak Katzenelson, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1944)
Marcell Klang, († en el campo de concentración de Mauthausen en 1942)
Erich Knauf, († ejecutado en la prisión de Brandenburg en 1944)
Gertrud Kolmar, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1943)
Anton de Kom, († en el campo de concentración de Neuengamme en 1945)
Alma Maria König, († en el ghetto de Minsk, tras ser deportada, en 1942)
Janusz Korczak, (asesinado en 1942 en Treblinka)
Paul Kornfeld,
Adam Kuckhoff, († ejecutado en 1943 en Berlin-Plötzensee)
Walter Lindenbaum, († en el campo de concentración de Buchenwald en 1945)
Fritz Löhner-Beda, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1942, apaleado)
Selma Meerbaum-Eisinger, († campo de trabajo Michailovska en 1942)
Erich Mühsam, († campo de concentración de Oranienburg en 1934)
Arno Nadel
Irène Némirovsky, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1942)
Karel Polácek, († en el campo de concentración de Auschwitz en 1944)
Friedrich Reck-Malleczewen, († en el campo de concentración de Dachau en 1945)
Ruth Rewald, († en fecha desconocida en Auschwitz, a donde fue deportada en 1942)
Bruno Schulz, († en Drohobytsch (Ucrania) en 1942; asesinado a tiros en la calle por un miembro de la Gestapo)
Jura Soyfer, († en el campo de concentración de Buchenwald en 1939)
Else Ury, († en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau en 1943)
Vladislav Vancura, († en Prag en 1942, asesinado a tiros)
David Vogel, († en Auschwitz, presumiblemente en 1944 o 1945)
Ilse Weber, († en Auschwitz, en 1944)
Theodor Wolff, († en Berlín en 1943, tras los malos tratos recibidos en la cárcel)

Escritores perseguidos por los nacionalistas
La lista contiene los nombres de escritores que fueron perseguidos, encarcelados, llevados a campos de concentración.  Algunos de ellos optaron por el exilio.  Algunos fueron a la emigración aun sin haber sido directamente perseguidos, por el clima social que se estaba creando, por discriminación de alguien de su familia o por evitar posibles persecuciones:
Jean Améry
Stefan Andres
Ernst Angel
Bruno Apitz
Rose Ausländer
Kurt Barthel
Johannes R.  Becher
Lilly Becher
Richard Beer-Hofmann
Schalom Ben-Chorin
Bertolt Brecht
Willi Bredel
Hermann Broch
Elias Canetti
Elisabeth Castonier
Eduard Claudius
Louis de Wohl
Inge Deutschkron
Alfred Döblin
Hilde Domin
Albert Drach
Fritz Erpenbeck
Lion Feuchtwanger
Bruno Frank
Leonhard Frank
A.  M.  Frey
Erich Fried
Salomo Friedlaender
Georges-Arthur Goldschmidt
Oskar Maria Graf
Alfred Grosser
Henriette Hardenberg
Walter Hasenclever
Paul Hatvani
Stephan Hermlin
Max Herrmann-Neisse
Stefan Heym
Edgar Hilsenrath
Ödön von Horváth
Richard Huelsenbeck
Walter Huder
Heinrich Eduard Jacob
Georg Kaiser
Alfred Kerr
Imre Kertész
Hermann Kesten
Irmgard Keun
Heinar Kipphardt
Egon Erwin Kisch
Ruth Klüger
Annette Kolb
Siegfried Kracauer
Werner Kraft
Lola Landau
Else Lasker-Schüler
Otto Lehmann-Rußbüldt
Alexander Lessin
Rudolf Leonhard
Primo Levi
Jakov Lind
Fritz Löhner-Beda
Emil Ludwig
Jacques Lusseyran
Erika Mann
Heinrich Mann
Klaus Mann
Thomas Mann y su mujer Katharina Mann
Walter Mehring
Konrad Merz
Frederic Morton nacido en 1924 en Viena como Fritz Mandelbaum
Friedrich Muckermann
Robert Musil
Robert Neumann
Ernst Erich Noth
Balder Olden
Rudolf Olden
Leo Perutz
Jan Petersen
Kurt Pinthus
Theodor Plievier
Alfred Polgar
Gustav Regler
Erich Maria Remarque
Ludwig Renn
Alexander Roda Roda
Joseph Roth
Hilde Rubinstein
Tuvia Rübner
Alice Rühle-Gerstel
Otto Rühle
Nelly Sachs
Albrecht Schaeffer
Hans Sahl
René Schickele
Gershom Scholem
Alice Schwarz-Gardos
Anna Seghers
Oskar Seidlin
Jorge Semprún
Jura Soyfer
Hilde Spiel
Albert Vigoleis Thelen
Ernst Toller
Friedrich Torberg
Kurt Tucholsky
Bodo Uhse
Fritz von Unruh
Herwarth Walden
Ernst Waldinger
Erich Weinert
Franz Carl Weiskopf
Ernst Weiss
Helmut Weiss
Peter Weiss
Franz Werfel
Ernst Wiechert
Elie Wiesel
Christa Winsloe
Friedrich Wolf
Karl Wolfskehl
Paul Zech
Max Zimmering
Hedda Zinner
Arnold Zweig
Stefan Zweig

Escritores que emigraron antes de la llegada de los nazis al poder
Franz Blei
René Schickele

Algunos escritores, especialmente de los que habían ido al exilio, terminaron suicidándose.
Franziska Becker, († Frankfurt am Main 1942)
Walter Benjamin, († Port-Bou 1940)
Carl Einstein,
Egon Friedell, († Viena 1938)
Ludwig Fulda, († Berlín 1939)
Walter Hasenclever, († campo de concentración de Les Milles)
Jochen Klepper, († Berlín 1942)
Alice Rühle-Gerstel († México 1943)
Ernst Toller, († Nueva York 1939)
Kurt Tucholsky, († Suecia 1935)
Ernst Weiss, († París 1940)
Alfred Wolfenstein, († París 1945)
Stefan Zweig, († Petropolis en Brasil 1942)

Escritores prohibidos.
Isaak Babel,
Henri Barbusse,
Walter Benjamin,
Ilja Ehrenburg
Ernst Bloch,
Bertolt Brecht,
Max Brod,
Otto Dix,
Alfred Döblin,
John Dos Passos
Albert Einstein,
Hanns Heinz Ewers, miembro del partido, pero disidente
Lion Feuchtwanger,
Marieluise Fleißer,
Leonhard Frank,
Sigmund Freud,
André Gide,
Iwan Goll,
Maxim Gorki,
George Grosz,
Jaroslav Hašek,
Heinrich Heine,
Ernest Hemingway,
Georg Hirschfeld
Ödön von Horvath,
Heinrich Eduard Jacob,
Franz Kafka,
Georg Kaiser,
Erich Kästner,
Alfred Kerr,
Egon Erwin Kisch,
Siegfried Kracauer,
Karl Kraus,
Theodor Lessing,
Alexander Lernet-Holenia,
Karl Liebknecht,
Jack London,
Georg Lukács,
Rosa Luxemburg,
Wladimir Majakowski,
Heinrich Mann,
Klaus Mann,
Ludwig Marcuse,
Robert Musil,
Carl von Ossietzky,
Erwin Piscator,
Alfred Polgar,
Erich Maria Remarque,
Joachim Ringelnatz,
Romain Rolland,
Joseph Roth,
Nelly Sachs,
Felix Salten,
Anna Seghers,
Arthur Schnitzler,
Upton Sinclair,
Carl Sternheim,
Bertha von Suttner,
Ernst Toller,
Kurt Tucholsky,
Jakob Wassermann,
Franz Werfel,
Grete Weiskopf,
Arnold Zweig,
Stefan Zweig.(1)

Toda esta persecución, lo que evidencia es que no es el libro en sí lo que resulta peligroso, sino las ideas. No basta con anular el trabajo del autor, sino que se ha ido más allá, hablo de esa lucha ancestral por  aniquilar de raíz las ideas, el pensamiento y las teorías, es decir, desaparecer al escritor mismo. 

El ejemplo más claro de ello es el caso de  Salman Rushdie cuyos “Versos Satánicos” fueron condenados apenas se publicaron, en 1988. El ayatolá Joimeini ofreció en edicto religioso 3 millones de dólares a cambio de la cabeza del autor anglo-indio debido a la blasfemia de su libro, llamando también a la ejecución de sus editores. Debido a esto se organizaron varias protestas y quemas del libro frente a las embajadas británicas, ya que fue Gran Bretaña quien le otorgó la protección a Rushdie. Hitoshi Igarashi, traductor de la obra al japonés, fue asesinado en Tokio, y el traductor italianofue golpeado y apuñalado en Milán. El editor noruego, William Nygaard, tiroteado frente a su casa en Osloy 37 personas murieron en un hotel en Sivas, en Turquía, al ser quemadas por manifestantes que protestaban contra Aziz Nesin, traductor de Rushdie al turco.

En 1998, el gobierno iraní se comprometió, en el marco de las negociaciones para normalizar las relaciones entre Irán y el Reino Unido, a cesar en la búsqueda de la ejecución de Salman, sin embargo, la fatwa no puede ser retirada más que por aquel que la expidió, y como sabemos, Jomeini ya murió, por lo cual, aún existen grupos fundamentalistas que  la consideran válida.

Punto y aparte en cuanto al tema de la prohibición de lecturas es el que concierne al INDICE DE LIBROS PROHÍBIDOS llamado también Index Librorum Prohibitorum el Expurgatorum. Es la lista que la Iglesia Católica formuló con los nombres de libros perniciosos para la fe que corrompían, con sus ideas erróneas, a los fieles. 

Se creó el 17 de agosto de 1559 y permaneció en activo hasta 1966. Muchos escritores, fueron catalogados como herejes por la Congregación del Santo Oficio. Durante la inquisición, consultar los libros señalados en el Index era una falta que se castigaba severamente y en la que, incluso, iba de por medio la vida. 

De esta manera, El Estado controlaba los materiales bibliográficos otorgando permisos para su impresión. En 1502, se ordena a los libreros, mercaderes, impresores y autores presentar toda obra realizada para su aprobación y revisión.  Aunado a esto, se hacían inspecciones periódicas en bibliotecas y librerías para eliminar las obras incómodas  y exponer a quienes poseían libros prohibidos. Solo los inquisidores, obispos y algunos elegidos por la iglesia misma podían leer los libros prohibidos.

La lista negra, contenía nombres de autores prohibidos en su totalidad, obras aisladas y capítulos, fragmentos, frases o palabras que debían ser eliminadas antes de poner los libros frente a los lectores. Al final, la lista era presentada al Papa quien podía indultar a algún autor o añadir a otro que no estuviera señalado, como sucedió con el escritor Lamennais en 1834, que en su obra “Palabras de un creyente” atacó el uso de la fuerza y descalificó al Papa considerándolo un renegado.

El index no hizo distingos entre pensadores, científicos, médicos o literatos. Los únicos que no eran considerados eran los autores ateos u hostiles a la iglesia porque sus lecturas eran prohibidas por si mismas. Según ellos, el objetivo era crear conciencia en aquellas posturas que resultaban contrarias a la doctrina eclesiástica. Durante muchos años, aún después del decreto que instaba a no seguir renovando el Index, en 1966, resultaba casi imposible encontrar copias de los libros señalados en países de Europa.

Algunos autores notables cuya obra completa integraba la lista son:
1.    Erasmo de Rotterdam(1500) 
3.    Giordano Bruno
4.    René Descartes(1633) 
5.    Thomas Hobbes(1649-1703) 
6.    David Hume(1761-1872) 
7.    Denis Diderot
8.    Andrea Solanum
10.Émile Zola(1894-1898) 
11.Anatole France(1922) 
12.Henri Bergson(en 1914) 
14.André Gide(1952) 
15.Jean-Paul Sartre(1959) 

Entre los libros específicos se encontraban:
2.    Ensayosde Michel de Montaigne(1676) 
3.   The arrangmentde Francis Bacon(1668) 
12.De l'Allemagnede Heine(1836) 
17.Algunas obras de Alexandre Dumas (padre)(1863) 
18.Las novelas de George Sand(1840) 
22.Varias obras de Alexandre Dumas (hijo)(en 1963) 
23.Prólogode Emilio Castelara la Historia general de la masonería de G. Danton 
24.Las novelas de Gabriele D'Annunzio(en 1911) 
Entre los libros de autores inciertos se encontraba:
1.    Lazarillo de Tormes, Anónimo.(2)


Entre las frases suprimidas hubo recomendaciones de todo tipo, alguna de las cuales se le hizo a Cervantes por una frase del Quijote: “las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada”Capítulo 36, segunda parte.

El Index fue abandonado definitivamente durante el papado de Pablo IV dentro de los preparativos del Concilio Vaticano II.


Por fortuna, existen algunos grupos interesados en promover la lectura y rescatar del olvido sobretodo a esos textos que están condenados a permanecer en las sombras por no ajustarse al pensamiento de una persona o un grupo específico. Los bibliotecarios norteamericanos, por ejemplo, apremian a los usuarios a leer los libros censurados otorgándoles a estos ejemplares los lugares destacados en sus instalaciones.

De la misma forma, la American Library Asociaciation (ALA) dedica la última semana de septiembre a recordar los libros que han sido víctimas de la intolerancia, la censura y la prohibición dentro de los actos que organiza la Banned Books Week. La oficina de la ALA recibe más de 500 denuncias sobre libros perseguidos cada año.

 No puedo terminar este artículo sin mencionar el Monumento a la destrucción de los libros, por excelencia: La Biblioteca Sumergida, obra del maestro escultor israelí Micha Ullman. Está edificada bajo los adoquines de la antigua plaza de la Ópera, en Berlín, ostentando blancos anaqueles con capacidad suficiente para albergar 20,000 volúmenes, con la salvedad de que cada uno de éstos lugares permanecen vacíos como símbolo de lo ocurrido aquel 10 de mayo de 1933, sobresale una placa con una cita del poeta judio Heinrich Heine “Aquí donde queman libros, terminan quemando hombres”

Desgraciadamente, la censura y la destrucción de la palabra escrita no ha terminado, y mientras exista el fanatismo y la ambición nunca lo hará. Hoy en día no solo golpea a las ideas impresas en papel, sino que alcanza también a las páginas de Internet. Se extiende hacia los periodistas y acaba con miles de soñadores de la palabra que fenecen con la esperanza de que sus ideas y palabras logren prevalecer y llegar hasta su destino a pesar de las llamas de la infamia y la persecución.

ELENA ORTIZ MUÑIZ




(1)  Datos obtenidos de la página Tercer Reich.com
(2)  Lista reproducida de la página de Wilkipedia. La enciclopedia libre. Libros Prohibidos es.wikipedia.org/.../Index_Librorum_Prohibitorum



FUENTES CONSULTADAS:
-Hispavista foros. “Genios prohibidos por la secta católica” Anónimo
“Libros prohibidos por la Inquisición en España” Anónimo.
-Portalplanetasedna.com.ar “historia de los libros prohibidos”
www.portalplanetasedna.com.ar/quema_libros.htm
-El documentalista enredado (2004-2010) “Libros prohibidos en el siglo XXI”
www.documentalistaenredado.net/.../libros-prohibidos-en-el-siglo-xxi
- www.tercer reich.com
-Wilkipedia. La enciclopedia libre.
-Oscar Wilde. Obras Completas. “El retrato de Dorian Gray”. Editorial Aguilar. 1991. 
-Enciclopedia de Grandes personajes. Editorial Nauta. 2002.