jueves, 29 de diciembre de 2016

Éxodo (III). La película (1960)

Cartel de Saul Bass

La película de Otto Preminger

En 1958 León Uris escribe “Éxodo”, donde presenta el nacimiento del Estado de Israel y la política británica frente a la inmigración judía en Palestina

Dos años después, Otto Preminger, se quedó impresionado por la novela y decide llevarla a la gran pantalla. 

Con la ayuda de Arthur B. Krim, presidente de la United Artists, consigue cubrir el presupuesto de tres millones de dólares para poder realizar la película. Aparte, tanto el alcalde de Jerusalén como el de Haifa les dieron todas las facilidades para el rodaje.

Otto Preminger y León Uris
Así mismo eligió a Dalton Trumbo, novelista, guionista (ganador de dos Óscar por “Vacaciones en Roma” (1953) y “El bravo” (1956)) y director de cine, para adaptar la novela a la gran pantalla, ya que pensó que Uris no era el más apropiado. 

Fue una decisión bastante polémica ya que el guionista estaba vetado en Hollywood al estar incluido en las “Listas Negras” de McCarthy (era uno de los “10 de Hollywood”) e incluso insistió para que firmara el trabajo con su propio nombre. 

Esto le vino muy bien a Kirk Douglas ya que pudo reconocer por fin que Trumbo también estaba elaborando el guión de una de sus películas más emblemáticas: “Espartaco”. Fue el principio del fin de las “Listas Negras” creadas por el Comité de Actividades Antiamericanas.

Eva Marie Saint, Otto Preminger y Paul Newman
Preminger organizó el estreno mundial de la película en Nueva York, en diciembre de 1960, a beneficio del Instituto judío de Ciencias, con entradas para la proyección y una cena posterior al precio de 400 dólares por persona. En Madrid se estrenó el 3 de septiembre de 1962.

El vídeo siguiente muestra el trailer publicitario de la película, que se convirtió en la primera en difundir la causa sionista. Otro punto de riesgo de Otto Preminger: el hecho de apoyar a los judíos era considerado poco menos que de izquierdas y el relatar la vida en los kibutzs todavía más.



Paul Newman, Otto preminger y Lee J. Coob
La película no es una adaptación absolutamente fiel del libro, algo que se le criticó al guionista y que llevó a Uris a decir que habían destrozado su novela, aunque ésta también tiene sus fallos históricos. 

Preminger se aleja de la interpretación dada en el libro, sobre todo en los aspectos referidos a la relación con Gran Bretaña y al grupo armado sionista El Irgún, más reivindicado en el libro que en la película. Cuando Gerald Pratley entrevistó a Otto Preminger este dijo: 

“(…) el libro pecaba de exagerado, de anti-británico y anti-árabe (…) me di cuenta, después de muchas charlas con israelitas que habían vivido esa época, que sus sentimientos hacia los británicos ahora son amistosos... Conseguí exponer esto haciendo unos cambios con respecto al libro, sin tomar partido claramente por ninguna postura (…) También traté de evitar la propaganda.”

Otto Preminger y Paul Newman 
Dejando aparte las connotaciones políticas o las simpatías por uno u otro bando está claro que la película logró entusiasmar a muchísimas personas, fue todo un éxito. Hay que decir que dura tres horas y media casi, aunque el propio director decía que “si hubiera querido contar toda la historia, habría tenido que rodar 20 horas”

Sólo un inciso, también hubo posturas en contra, de hecho el consenso buscado con Éxodo no fue alcanzado en todos los sectores de la población estadounidense, por ejemplo en 1961 el American Nazi party (ANP) se dedicó a realizar una serie de piquetes contra el film en diferentes ciudades importantes del país. 

El ANP fue fundado en 1959 por el ex-piloto de Marina, George Lincoln Rockwell, convirtiéndose en uno de los primeros partidos políticos de posguerra identificados abiertamente con el nacionalsocialismo.

La película nos narra los acontecimientos acaecidos en 1946 y 1947. Comienza con Kitty Fremont (Eva Marie Saint) recorriendo Chipre junto a su guía-taxista. Ella es una enfermera norteamericana en busca de recuerdos de su esposo, un reportero gráfico que falleció un año antes durante una escaramuza del ejército británico. En su visita por la isla se entera de la situación en la que se encuentran más de 30.000 emigrantes judíos que, huyendo de Europa, desean entrar en Palestina. Pero los británicos lo impiden y los recluyen en campos de detención, como Caraolos

El General Sutherland (Ralph Richardson), encargado de las tropas británicas de la zona, no quiere devolverlos a Europa, de ahí que los retenga en los campos. Pero están llenos, cada vez llegan más refugiados.

Cuando Kitty visita al General para hablar de su marido, le ofrece ayudar en los campos de detención ya que ella es enfermera. Al principio está un poco reticente, se siente incómoda entre los judíos, sin embargo su actitud cambia cuando escucha los prejuicios antisemitas británicos y decide trabajar en Caraolos. Así se familiariza poco a poco con ellos a la vez que comprende la situación de rechazo constante a la que se exponen. En el campo se encuentra David Ben Ami (Michael Wager), comandante palestino, que dirige el centro de refugiados.

Allí conoce a Karen Hansen (Jill Haworth), una joven judía danesa que intenta encontrar a su padre en Palestina y en la que Kitty vuelca todo su amor, tanto es así que su intención es adoptarla y llevarla con ella de regreso a Estados Unidos

Karen ayuda también en el campo de Caraolos, donde se encuentra Dov Landau (Sal Mineo), un joven judío polaco que estuvo en el guetto de Varsovia y sobrevivió a Auswitch.

Él está lleno de odio y de resentimiento y llega herido al campo después de enfrentarse a los británicos que intentaban detenerle. La única persona que puede dominar un poco a Dov es Karen. Con su dulzura consigue llegar al corazón del muchacho.

Ya conocemos a la parte americana, Kitty, y a la parte europea, el General, Karen y Dov, nos falta algo para completar la dinámica ideológica de la película y lo encontramos en Ari Ben Canaan (Paul Newman). Él representa a Israel, es un judío nacido en Palestina (un sabra) y miembro de la Mossad Aliyah Bet, la organización que se encargaba de rescatar a numerosos judíos de las garras de una Europa en guerra.

La primera imagen de Ari en la pantalla es difícil de olvidar, en la playa, llegando a Chipre, para hacerse cargo de una misión arriesgada, trasladar hacia Palestina a unos 600 refugiados judíos del campo de detención de Caraolos en un barco proporcionado por Mandría (Hugh Griffith)Ari había pertenecido a al ejército británico, ahora le tocaba enfrentarse a ellos. 

Cuando Kitty conoce a Ari se siente inmediatamente atraída por él. Algo mutuo. Poco a poco ella va entendiendo la causa judía y Ari logra confiar por primera vez en alguien que no pertenece a su entorno. Ella le seguirá en su camino, compartiendo con él su travesía en el Éxodo, su lucha y sus ideales. 

En cuanto a los británicos, la película ridiculiza su postura antisemita con el personaje del Mayor Caldwell (Peter Lawford), lleno de prejuicios contra los judíos pero que lo expresa de una manera simpática causando cierta gracia incluso a Ari

Hay varias escenas curiosas con él: Cuando le dice al propio Ari (camuflado con su uniforme británico) cómo se puede detectar a un judío o cuando Ari le pide que mire su ojo, que parece que se le ha metido algo que le molesta, para evitar que el Mayor se percate de otra situación que podría comprometerlos. 

En cambio el personaje del General Sutherland ofrece una visión totalmente distinta. Aprecia a los judíos e intenta ayudarles.

Además aclara que Gran Bretaña quiere cumplir la Declaración Balfour, que decidía apoyar la creación de un estado judío en Palestina, pero que no lo pueden hacer debido al fanatismo árabe que impediría mantener la paz en la región.

Hablando de los árabes de Palestina la película muestra la alianza que algunos mantienen con un ex-oficial nazi instalado allí. Un personaje diabólico que siembra el terror en la población pintando esvásticas en las calles y llenando de impotencia a Ari y a los suyos porque no sólo tendrán que luchar por su tierra sino enfrentarse al racismo que todavía sigue vivo. 

En este punto destaca la figura de Taha (John Derek) amigo de Ari desde la infancia, pues se criaron juntos, y que le salvará cuando más lo necesita aún arriesgando su propia vida. 

El mensaje de la película es bastante claro, los judíos han huido del Holocausto y necesitan un hogar. Ya en las primeras escenas se les muestra como personas que nadie quiere y deben ser internados en Caraolos. En nombre del barco simboliza el fin de la opresión judía. Ari decide transportarlos ilegalmente hasta Palestina. El objetivo es mostrarle a la ONU que no aceptarán ninguna resolución que los excluya de Palestina. Surge una lucha pacífica de la Haganá. 

La tensión aumenta cuando los británicos deciden impedir la salida del Éxodo. Los tripulantes, los refugiados, todos deciden hacer huelga de hambre. Prefieren ver muertos a sus hijos que oprimidos, incluso amenazan con explotar el barco. Kitty se convierte en una especie de mediadora representando el pesar de los EE.UU por no haber querido recibir a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Al final ella también se suma a la huelga y viaja con ellos hacia Palestina cuando los británicos por fin ceden.

Cuando llegan a Palestina les recibe el padre de Ari, Barak Ben Canaan (Lee J. Coob). Su mensaje en el discurso de bienvenida es claro: están para trabajar y construir una patria junto a los árabes consolidando la amistad y la solidaridad. Él dirige la Agencia Judía para Palestina y también destaca el comunicado que realizar cuando la ONU declara la partición. 

Y uno de los personajes que más llaman la atención a lo largo de la película, aparte de Ari, es Dov Landau (Sal Mineo), nominado a los Óscar como mejor actor de reparto (su segunda nominación tras Rebelde sin Causa) y ganador del Globo de Oro en 1961 y al Laurel de Oro del mismo año por su magnífica interpretación. Es un joven resentido, sobreviviente del guetto de Varsovia y de Auschwitz, como ya comenté, con deseos de venganza. Cuando llega a Palestina busca el grupo más radical, el Irgún, con el objetivo de unirse a ellos. Desea poner fin al mandato británico mediante el terrorismo. Hay una escena muy dura en la que relata al Irgún su experiencia en el campo de concentración cuando le obligaron a trabajar como sonderkkomando para salvar su vida y además el sufrimiento y el dolor que padeció cuando los nazis lo utilizaban como juguete sexual. El doblaje de esta escena fue cambiado totalmente en España, el régimen franquista no podía consentir que se supieran todos los crímenes que los nazis habían cometido contra los judíos.














Y más cosas curiosas en la película, esta vez tienen que ver de nuevo con la fidelidad histórica, el atentado al hotel Rey David tuvo lugar en julio de 1946 y no en 1947 como se muestra. Y como ya dijimos fue la causa de que la Haganah se retirase del “Movimiento de la Rebelión Hebrea” que compartía con el Irgún y el Leji. 

También, el ataque a la prisión de Acre, en mayo de 1947, fue una operación del Irgún solamente y no como aparece en la película ayudados por la Haganah. 

Y por último el intento de tomar Safed se muestra como un ataque árabe a la ciudad aunque ya había sido realizado por las fuerzas judías en mayo de 1947 y la población árabe expulsada.

Según el historiador Larry Portis, la principal crítica histórica que puede hacerse al film es presentar sólo uno de los lados del conflicto; los soldados de la Haganah aparecen como unos pocos hombres valientes y mal armados defendiendo un kibbutz frente a los árabes fanáticos y encuadrados por ex soldados nazis.


Volviendo al Irgún decir que lo lidera el tío de Ari, Akiva Ben Canaan (David Opatoshu) y por ese motivo está enfrentado a su hermano Barak. De nuevo nos encontramos con otro símbolo, en este caso las dos opciones de lucha en Palestina: La Haganá representada por Ari y el Irgún por su tío. 
Y aunque la película no apoya al Irgún lo entiende, porque al fin y al cabo está formado por personas llenas de dolor que piensan que el terrorismo contra el gobierno británico es la única opción para conseguir su objetivo, un objetivo por otra parte común: la creación del Estado de Israel, que Barak intenta que surja pero por el diálogo y la diplomacia. 

Se muestra la violencia del Irgún suavizada porque la dirige contra los británicos. En cambio también muestra otro tipo de violencia, la de los árabes contra la población judía incluidos niños. La película indica que los judíos no pretenden exterminar a los árabes sino compartir la tierra con ellos de una forma pacífica pero las circunstancias no son favorables. 
Al final de la película Ari dice unas palabras que desgraciadamente todavía no se han cumplido: 

“... llegará el día en que árabes y judíos vivirán juntos pacíficamente en esta tierra que siempre han compartido en la muerte”. 


La película está muy bien narrada, con buen ritmo, intensa y algo muy típico de Preminger, su implicación en el relato a pesar de su intento de ser imparcial. La ambientación, la fotografía (que tuvo una nominación a los Óscar), la iluminación, el maquillaje, el vestuario... todo ayudaba a que fuera una gran película. Pero si en algo destaca sobre todo es en la excelente banda sonora de Ernest Gold que podemos escuchar desde el principio hasta el final de la película y forma parte de las imágenes y las situaciones que se van narrando casi sin darnos cuenta. 

Al principio y con la música de fondo aparece esa llamarada ardiendo de fondo mientras van saliendo los títulos de crédito diseñados por Saul Bass, un reconocido diseñador gráfico estadounidense, un hombre que hizo del diseño gráfico un arte y que colaboró varias veces en las películas de Otto Preminger. 
Saul Bass dijo una vez que «para el público normal los créditos son la señal de que quedan solo tres minutos para comer palomitas»Él aprovechaba ese lapso de tiempo muerto e intentaba hacer algo más que simplemente enumerar unos nombres en los que la audiencia no estaba interesada. 

«Pretendo preparar al público para lo que viene a continuación. 
Dejarlos expectantes». 


Ernest Gold recibiendo su Óscar
Pero volviendo a Ernest Gold, otro de los protagonistas indiscutibles de la película, decir que nació en Viena, como Preminger, el 13 de julio de 1921. Creó casi 100 piezas originales para cine y televisión entre 1945 y 1992, así como un musical en Broadway en 1968: I'm Solomon (Soy Salomon), un concierto para piano, un cuarteto de cuerdas y una sonata para piano. 

Con Éxodo consiguió su único y merecido Óscar enfrentándose a otro grandes de la música como Dimitri Tiomkin (El Álamo), Alex North (Espartaco), André Previn (El fuego y la palabra) y Elmer Bernstein (Los siete magníficos), todas ellas excelentes bandas sonoras que merecieron el premio tanto como Gold. También consiguió el Premio Grammy 1961 a la mejor música para película.

Otros títulos importantes de su carrera son La hora final (1959), Vencedores o vencidos (1961), El mundo está loco, loco, loco (1963) o El secreto de Santa Vittoria (1969). Todas ellas trabajando junto a Stanley Kramer, con el que Gold formó una de las parejas cinematográficas más sólidas de la historia del cine.

A pesar de su largo metraje Preminger logra que no se note dosificando muy bien la emoción de los distintos bloques y dirigiendo una composición perfecta en los planos que recuerdan a sus películas de los años cuarenta a pesar de contar con el formato Super Panavisión 70, donde el trabajo de la fotografía de Sam Leavitt, en una de sus más maravillosas obras, llenan de color y emoción las imágenes que van pasando poco a poco.


Una película y una música llena de pasión que debería ser vista y escuchada por lo menos una vez en la vida. Os dejo con la banda sonora que acompaña a las imágenes con ese tema recurrente que aparece en los momentos cruciales del film.




Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89xodo_(pel%C3%ADcula)

http://www.blogdecine.com/criticas/especial-paul-newman-exodo-de-otto-preminger

http://major-reisman-cine-belico.blogspot.com.es/2008/10/xodo-exodus.html

http://www.elseptimoarte.net/foro/index.php?topic=12652.0

http://www.sensacine.com/actores/actor-292/filmografia/

http://cdsa.aacademica.org/000-010/202.pdf


http://www.cazadoresdepeliculas.es/2013/03/05/exodo/

http://www.scoresdecine.com/2009/09/exodo-de-ernest-gold.html

https://www.blogdecine.com/reflexiones-de-cine/saul-bass-la-iconografia-de-los-titulos-de-credito

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/informacion/2013/05/07/saul-bass-maestro-titulos-credito-convirtio-arte-estuve-/00031367933074998257189.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes comentar libremente. Aunque permitimos comentarios anónimos, piensa que nos encantaría poner nombre/cara/avatar a cada comentario. La decisión es tuya :)