lunes, 10 de noviembre de 2014

Armando los diálogos, parte 1.

Hola queridos anaquelianos, reciban un fuerte abrazo, ahora nos centramos en los diálogos y los diversos elementos que forman parte de los mismos.

La función que cumplen los  diálogos es dar voz a nuestros personajes, cada uno de ellos con sus propias personalidades y reflejar el puesto que ocupan dentro de nuestros escritos, el autor debe tener la habilidad de que el lector los identifique por medio de los diálogos, tienen que fluir de forma natural con realismo y coherencia. Esto se consigue con personajes bien definidos, para esto anteriormente en la entrada (Quiero escribir, ¿cómo lo hago?), hemos dado unos cuantos consejos que esperamos les haya servido de ayuda.

Para crear los diálogos utilizaremos


Rayas o también conocidos como guiones largos.


Igualmente veremos aquí los guiones medios y cortos, así como su utilización. Los obtenemos de la siguiente manera.

Guiones largos.

Se consiguen pulsando: alt + 0151, también: Ctrl + Alt + el guión del teclado numérico.

Al inicio no se deja espacio entre la raya y el dialogo, aun si este lleva algún signo de interrogación o admiración, tampoco se cierra la raya al finalizar el diálogo, ni antes ni después del punto final, ejemplo:
  • —Mañana te llamo, espero sigas disponible.

Guiones medios.

Se consiguen pulsando: Alt + 0150 del teclado numérico.

Los guiones medios (–) se utiliza en un párrafo donde el narrador (no los protagonistas) quieren expresar algo –como esto– y no hay dialogo, ejemplo:

María cruzó la calle sin mirar a nadie –como una suicida– y por poco el coche gris se la lleva por delante.

Guiones cortos.

Los guiones cortos (-) se utilizan para separar palabras compuestas o titubeos, es el guión sin más, ejemplo:
  • —¡Pe-pero  te has vuelto loca?

Pensamientos.


Del narrador.

Para escribir lo que el narrador piensa, la frase irá entre guiones medios (Alt+0150).

Del Personaje.

Para escribir lo que piensa el personaje, la frase ira entre comillas angulares, también llamadas latinas o españolas, se obtienen pulsando:  Alt + 0171 («), y Alt+0187 (»). También Alt+174 («), Alt+175 (»).


Comillas.


Cuando se quiere representar una palabra irónica, vulgar e impropia figurada o inventada por el autor, irá con minúsculas:
  • —Si claro «alegre» me he quedado.

También es correcto en cursiva:
  • —Si claro alegre me he quedado.

Títulos de artículos, poemas, cuadros, noticias, reportajes y demás, irá entre comillas y la primera con mayúscula:
  • —El encabezado decía: «Despacio va mejor» y aprovechó para no hacer nada.
  • —El encabezado decía: Despacio va mejor y aprovechó para no hacer nada.

También se utiliza para enmarcar citas textuales, si se hace una cita dentro del entrecomillado, se utilizan las comillas inglesas (“…”). Si dentro de esta nueva cita se pone otra cita debe hacerse con las comillas simples (‘…’).


Paréntesis.


Se lo utiliza para acotar datos, ejemplo:

Era pasado el mediodía (la una menos cuarto) cuando llegó Lucía emocionada.


El inciso.


El inciso dentro de los diálogos es utilizado cuando el narrador interviene para complementar el diálogo, el inciso puede ser meramente informativo o darle un matiz que pudiera cambiar totalmente el sentido del diálogo, ejemplo:
  • —Ya voy, no insistas.
  • —Ya voy, no insistas —dijo María.
  • —Ya voy, no insistas —respondió María asustada.
  • —Ya voy, no insistas —sostuvo María al mismo tiempo que daba un portazo al salir.

Como podemos apreciar en estos ejemplos, con el inciso del narrador se puede poner en manifiestos una acción y el estado de ánimo del personaje o simplemente informar que es María quien habla.

Es en el inciso donde utilizamos los verbos dicendi y sus variantes acompañados con un calificativo y descripción.

Entre el inciso y los guiones largos de los diálogos no hay espacio alguno y como se ha descrito anteriormente, no se cierran los guiones largos al final, ejemplos:

Simple:
  • —Ya voy, no insistas.

Con inciso:
  • —Ya voy, no insistas —dijo María.

Con inciso y después continuamos con el diálogo:
  • —Ya voy, no insistas —dijo María— espera unos segundos.

Cuando se utiliza un verbo dicendi dentro del inciso del narrador (decir, exclamar, afirmar, responder, etc.), este empezará con minúscula, aunque el diálogo haya terminado con un punto, un signo de exclamación o de interrogación, que como todos sabemos tiene el mismo valor que un punto.

5 comentarios:

  1. https://www.facebook.com/pages/La-batalla-por-geo/1451664211732741....los invito a que conozcan mi pagina literaria de mis obras,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariel Marcelo Gastaldi,,,escritor indenpendiente,,,

      Eliminar
  2. Hola que tal, soy nuevo acá pero los felicito por su página, está genial. Tengo una gran duda respecto a los "pensamientos" de los personajes, los que se ponen con éstas comillas: ‹‹ ››.
    Mi enorme duda es la siguiente: ¿Se pueden expresar los "pensamientos" de otros personajes que no sean el principal, o es incorrecto? La historia que estoy escribiendo tiene un personaje principal, pero hay otros que van cobrando importancia con el paso del tiempo y mi duda es si este sipo de pensamientos se reservan únicamente al personaje principal. No deseo abusar de esas comillas para plantear lo que todo mundo piensa, pero si tengo la intención de usarlas en más de un personaje. ¿Es correcto o incorrecto? Gracias y Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, primero pedirte disculpas por no haber respondido con prontitud y agradecer tu interés. Con respecto a tu pregunta decirte que es correcto, no se limita solo al personaje principal. Éxitos en tu trabajo, un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Aclaración: Estamos hablando de las comillas dentro de los diálogos.

      Eliminar

Aquí puedes comentar libremente. Aunque permitimos comentarios anónimos, piensa que nos encantaría poner nombre/cara/avatar a cada comentario. La decisión es tuya :)